El misterioso doctor Flintoff


John Don fue bajado del avión con ayuda de las azafatas. Sus dolores estomacales no le permitían mantenerse en pie por sí solo. Apenas pisó el aeropuerto de La Guardia en New York, una misteriosa mujer se le acercó con una silla de ruedas y le entregó el folleto que aparce en la foto. Le comentó que representaba al doctor Flintoff, famoso internacionalmente por su desintoxicante intestinal Destapín forte. Le aseguró que era el único que podía ayudarlo. John, entre quejidos y sin pensarlo un segundo, acompañó a la mujer. Lo subieron a un auto que desapareció por East Elmhurst.
Hoy John Don está feliz. Descansa junto a sus ídolos Joplin, Hendrix y Morrison, y sin las cartas en su estómago.

3 comentarios:

Anonymous Jesu ha dicho...

Bacan, neto, grosso, el-des-cue-ve!!

18 de abril de 2007, 17:01  
Blogger Ediciones Hex ha dicho...

La editorial se complace al revisar un blog tan interesante y creativo como este.
También tenemos el agrado de invitarles a CONTRAPUNTO PSICÓTICO... Hemos publicado algunos textos como un Reportaje que rescata poesías de un libro de psiquiatría.
Nuestra lucha es una lucha política. Nos oponemos firmemente a todo aquello que se presenta inmutable como realidad social.
Auspícianos... necesitamos tu apoyo.

18 de abril de 2007, 20:14  
Blogger montt ha dicho...

Una vez tomé un destapín forte... las peores 24 horas de mi vida.

PD: los ajíes rellenos del Omar Khayam no le piden favores!

19 de abril de 2007, 0:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal