Fray Teodoro


En el monasterio de San Xulián de Samos, algunos kilómetros antes de llegar a Compostela, quedan unos pocos monjes benedictinos que alegran sus días inventando lúgubres historias sobre la abadía, las que relatan por 10 euros a los turistas que van camino a la catedral de Santiago. Entre ellos está Fray Teodoro, un monje español muy reservado, quien, según sus compañeros de monasterio, quedó muy perturbado, hace algunos años, por la confesión que le hizo un peregrino. Cuentan que desde ese día Fray Teodoro ya no se pasea con la Biblia en sus manos sino que con un llamativo cuaderno, y que se sienta todo el día en los jardines esperando que, algún día, el peregrino regrese.

10 comentarios:

Blogger Sofia ha dicho...

He llegado a estos lados desde el blog de Montt. Y bueno, quería felicitarlos por las preciosas e ingeniosas ilustraciones de las que me estoy haciendo algo así como adicta...

Realmente espero, por la sanidad mental y paz del alma del apesadumbrado fray, que vuelva el peregrino a buscar su carga...

Muchos saludos!

4 de abril de 2007, 8:02  
Blogger montt ha dicho...

Uffff.... cada vez mejor, cada vez mejor.

4 de abril de 2007, 10:37  
Blogger El que no aporta ha dicho...

Buena buena...
Entra a mis favoritas, detrás de ya-sabes-quién.

4 de abril de 2007, 11:03  
Blogger capitulo 33 ha dicho...

Gracias Sofia por la visita. POr mi prte voy a ofrecer mis huevos esta Pascua por Fray teodoro.

Montt y señor sin aporte: que les puedo decir...sin ustedes...yo no...en fin...ustedes saben...

4 de abril de 2007, 16:10  
Blogger Soledad ha dicho...

¡Me encanta esta historia!

Eres el de los dibujos de la Revista El Sábado, no?

Saludos,
Soledad.

4 de abril de 2007, 18:02  
Blogger piero ha dicho...

is it a real story or not? nice drawing by the way!

5 de abril de 2007, 9:50  
Blogger J. ha dicho...

¡ahhhhhhhhhhh!
[léase aspiradamente
con tonito de la voz
agudo]

Ohhhhhhh....
^^

¡Saludos!

5 de abril de 2007, 17:26  
Blogger Soledad ha dicho...

Nadie me sopló ningún dato. Lo que pasa es que soy muy observadora, jeje.

=)

Saludos,
Soledad.

6 de abril de 2007, 19:53  
Blogger juan ha dicho...

Linda historia la de Teodoro. Espera, toda una virtud. Y no suelta el cuaderno, entonces persevera.
Con estos dos estadios en su espíritu La biblia ya no la precisa, claro está.

8 de abril de 2007, 16:02  
Blogger maria ines ha dicho...

que buenos trabajos!!!me encanto el blog...me queda mucho para ver y leer...buenisimo...voy a seguir!

18 de abril de 2007, 17:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal